Portada » Blog Alcanza formación y coaching » “Mi mente crea la realidad”

“Mi mente crea la realidad”

Coaching II: El paraguas para volar.

La realidad es un término subjetivo, es la interpretación que hacemos de esa supuesta “realidad” dependiendo de nuestros pensamientos, de la frecuencia y la vibración individual que emitimos. Por eso es tan importante entender que no podemos cambiar el exterior sin cambiar antes nuestro interior, de ahí la importancia de nuestros pensamientos.

Os invito a tomar conciencia del “que me cuento” en cada momento, qué mensajes me autodirijo, cómo me hablo. Estos “automensajes”, que pueden ser limitantes o potenciadores, son claves ya que van a determinar lo que siento y cómo actúo.

Y… ¿cómo me genero nuevos pensamiento?

  1. Lo primero es la toma de conciencia de mi estado mental, de esos pensamientos (¿me suman o me restan).
  2. Después tengo la posibilidad de interrumpir ese proceso de pensamientos (qué pasaría si…).
  3. Y, por último, puedo cambiar esos pensamientos (qué puedo decirme que me genere una emoción positiva).

Con esto cambiamos la mentalidad y nuestro cerebro genera nuevos circuitos y conexiones neuronales.

No olvidéis que los pensamientos pueden influir en las enfermedades porque generan reacciones químicas en nuestro organismo que nos hacen sentir como pensamos. Y en función de cómo nos sentimos, así actuamos.

 

Os voy a contar una historia…

Había una vez una vieja compañía norteamericana de zapatos que mandó a un representante de ventas a una isla del Pacífico para investigar si la empresa podía vender zapatos allí.

Después de algunos días, el hombre de ventas vio que todo el mundo iba descalzo por las calles y envió un telegrama a su jefe diciendo:

  • “La gente aquí no usa zapatos. No existe mercado. Es una pérdida de tiempo”.

El gerente, de todas maneras, pensó en verificar esta conclusión y envió a uno de sus mejores vendedores a la isla. Una semana más tarde llegó un segundo vendedor, el cual se encontró con la misma situación: sólo se veía gente descalza por las calles. Pero éste envió el siguiente telegrama a su jefe:

  • “La gente aquí no usa zapatos. Existe un mercado enorme. Nos vamos a forrar”.

 

Los límites son mentales. Atento a si tus pensamientos te limitan o te impulsan… ¿Te ayudan o te desayudan hacia la consecución de tus metas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *